sábado, 23 de marzo de 2013

PAN DE ESPELTA, TRES HARINAS Y TRES SEMILLAS


Los que me conocéis sabéis cómo me gusta hacer pan. El pan es muy mágico y la magia dura a lo largo de todo el proceso. Mientras lo amasas, cuando leva, al darle forma, al cocerlo y por supuesto, al comerlo!


Este pan es fruto de mis experimentos. Queda esponjoso y fragante y aguanta perfectamente varios días (aunque no creo que lleguéis a descubrirlo porqué os lo comeréis antes).




Ingredientes:

(Todas las harinas y semillas ecológicas)

500 g de harina de espelta
125 g de harina de kamut
75 g de harina de centeno integral
100 de harina blanca de fuerza
15 gr de pistachos crudos
15 g de pipas de girasol crudas
15 gr de pipas de calabaza crudas
7 gr de levadura seca rápida
2 cucharadas de aceite de oliva suave
1 cucharadita de miel clara
2 cucharaditas de sal
550 ml de agua a 20º
semillas de amapola y de sésamo para decorar (opcional)


Cómo se hace?
Poner todas las harinas, la sal y la levadura en un cuenco. Mezclar bien. 

Hacer un hoyo en medio y echar la miel, el aceite y el agua. 

Mezclar bien con las manos. Dejar reposar 10 minutos.

Amasar encima la mesa enharinada 10/15 minutos hasta que no se enganche en las manos. (No añadir más harina, dejará de engancharse a las manos a medida que vayamos amasando).

Hacer una bola y dejarla dentro de un cuenco untado con aceite. Tapar con un trapo y dejar levar 3 horas.

Dividir la masa en dos. Untar las manos de aceite y con los dedos y la palma aplastar la masa para darle forma rectangular de unos 25x30 cm. 

Enrollar la masa como si hicierais un brazo de gitano, procurando cerrar bien los lados. Poner el cilindro dentro de un molde de cake untado con mantequilla y forrado con papel vegetal, procurando que la costura quede a la parte de abajo. Hacer lo mismo con la otra mitad de masa.

Dejar levar hasta que la masa ocupe todos los espacios del molde y haya subido un poco. Vaporizar con un poco de agua y echar las semillas de sésamo y amapola por encima. 

Cocer al horno caliente, a 200º unos 50 minutos. Si a media cocción se está tostando demasiado por encima, se puede tapar con un papel vegetal.

Dejar enfriar completamente encima de una rejilla.