martes, 25 de abril de 2017

DORAYAKI - UNA MERIENDA PARA JUAN Y LAS JUDÍAS MÁGICAS - #UNAGALLETAUNCUENTO

Toca preparar receta para el reto Una Galleta un cuento.


Maite fue la ganadora de la edición anterior con sus Galletas de chocolate de sabor intenso que hizo para el cuento de El soldadito de plomo y para este mes ha escogido el cuento de Juan y las habichuelas mágicas


Juan era un niño muy pobre que vivía con su madre y una vaca vieja.

Un día su madre le manda al mercado para vender la vaca pero a medio camino se encuentra a un hombrecillo que le compra el animal a cambio de unas judías mágicas. Cuando llega a casa la madre se enfada muchisimo con él y en un arrebato tira las semillas por la ventana y manda a Juan a la cama. 

Al día siguiente cuando se despierta ve que ha crecido una planta de judías en el jardin que llega más allá de las nubes y trepa por ella. Cuando llega arriba encuentra el palacio de unos gigantes. Llama a la puerta y la mujer le hace pasar y le da de comer. Al rato se oyen las pisadas del gigante que vuelve a casa y la mujer asustada le esconde en el horno. El gigante come y después de comer coje una gallina y le aprieta la barriga y esta pone un huevo de oro macizo. 

El gigante se duerme y Juan agarra la gallina y se va corriendo. Baja por la planta y llega a su casa.

A los pocos días decide volver a subir por la planta. Esta vez después de comer el gigante coje una arpa y esta empieza a tocar una preciosa música ella sola. Cuando el gigante se duerme Juan toma el arpa y se va pero el instrumento empieza a gritar y el gigante se despierta y persigue a Juan. Cuando este llega a su casa coge un hacha y corta la planta y vive feliz con su madre, la gallina de los huevos de oro y el arpa cantarina.

No se si hay una versión de este cuento en Japón, pero lo que sí que hay en este país son los Dorayakis, la merienda favorita de Doraemon, el famoso personaje de dibujos animados. El relleno original es a base de Anko, una pasta de judías rojas llamadas Azuki. La pasta se puede hacer o comprar hecha. El sabor es muy particular. A mi me gusta pero reconozco que a los niños de aquí, les sorprende mucho y por eso generalmente se hacen rellenos de crema de chocolate. Pero esta vez, como esto va de judías las haremos a la manera tradicional.

Esta es mi propuesta. Espero que os guste!



Ingredientes

Azukis cocidos
200 gr. de Azuki (judías japonesas)
700 ml. de agua 


Para el Anko
250 gr. de azuki cocidos 
70 gr. de azúcar 
Un poco de sal

Para anko de nata
160 gr. de anko
150 ml. de nata para montar
1/2 cucharada de azúcar

Para los panqueques
2 huevos a temperatura ambiente
80 gr. de azúcar moreno
1 cucharada de miel 
1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
50 ml. de agua 
130 gr. harina de repostería  
1 o 3 cucharaditas de agua para ajustar el espesor de la pasta 


Cómo se hace?

El anko o pasta de judias:


Echar las judías previamente lavadas en un cazo con agua y poner a fuego fuerte para que hiervan.

Cuando lleguen al punto de ebullición dejar cocinar cinco minutos a fuego moderado. Escurrir y tirar el agua.

Volver a poner las judías en el cazo, llenarlo de agua fría y repetir el procedimiento.


video

Esta vez añadir tres tazas de agua (700ml) y llevar a ebullición. Cuando hierva bajar el fuego y cocinar a fuego lento 30 minutos.


Como dicen en la película Una pastelería en Tokio, sabrás cuando las judías están cocidas porqué si las escuchas ellas te lo dirán ;-)

Con una espumadera sacar 250 gr de judías escurridas y ponerlas en un cazo limpio. Añadir el azúcar y poner a fuego moderado. Remover todo el rato para evitar que se quemen. Cuando el azúcar empiece a hervir añadir un pellizco de sal y seguir removiendo hasta conseguir una textura entre pasta y líquida. Recordar que las mezclas con azúcar caliente al enfriar solidifican.


El anko de nata:

Montar la nata con unas barillas eléctricas. La nata tiene que estar muy fría para que monte bien. Añadir el azúcar y batir hasta que se formen picos pero sin sobrebatir porque corremos el riesgo de hacer mantequilla.

Añadir los 160 gr. de anko y mezclar bien con una espátula de silicona.


Los panqueques


Con unas barillas batir los dos huevos en un cuenco. Añadir el azúcar y la miel y seguir batiendo por espacio de 3 minutos.

Disolver el bicarbonato en agua y agregar a la mezcla de huevo. Mezclar.

Tamizar la harina encima de la mezcla. Con las barillas remover hasta integrar toda la harina. Si queda muy espesa rectificar añadiendo una cucharadita de agua. Debe quedar líquida pero no aguada.

Tapar el cuenco en papel flm y dejar reposar 30 minutos.

Poener una sarten antiadherente a fuego. Para ir bien se tiene que calentar a 170º.  Una temperatura más alta hará que los panqueques se quemen facilmente y menor temperatura los dejará duros y secos. 

Untar con unas gotas de aceite frotadas con papel de cocina y poner un cucharon de masa formando círculos de unos 9 cm de diámetro. Ella sola se asienta de manera regular quedando los panquekes redonditos.


Cuando aparezcan burbujitas en la superficie girar con la ayuda de una espátula y dejar cocinar por el otro lado, unos 20 segundos. Retirar con la espátula y dejar enfriar encima de una rejilla y cubrir con un trapo de cocina húmedo.


Montaje de los dorayakis:

Poner una cantidad generosa de anko sobre uno de los panqueques. Cubrir con otra tortita y presionar ligeramente los bordes entre las palmas de las manos para darle la forma característica.

Preparar dos dorayakis con anko y dos con anko de nata.

Esta merendola nos dará la energía necesaria para trepar por las plantas de judías y cargar con la gallina de los huevos de oro :-)


Con esta receta participo en el reto 
Una Galleta un Cuento del mes de Abril.



Si queréis ver las otras propuestas de mis compañeras de reto
podéis verlas todas en este recopilatório.

jueves, 13 de abril de 2017

BACALAO CONFITADO AL AROMA DE LIMÓN, PUERRO Y ESCAMAS DE AJO NEGRO - RETO VEO VEO

Y quien dijo que sería fácil? 

Estamos muy acostumbrados a ver. Todo el día percibimos cosas a través de la vista, el tacto, el oído o incluso a través del sabor. Funcionamos así. 

A mi, que me gusta cocinar, que la gastronomía es un tema que me interesa y al cual dedico bastantes horas a lo largo de mis días muchas veces al ver un plato puedo imaginar qué sabor tendrá.

Y de la misma manera, veo la imagen de un plato y hay un motorcito dentro de mi que se pone en marcha pensando esto cómo lo harías, qué ingredientes lleva, cocciones, lo pondría así, lo cortaría asá,... y el resultado imaginario es espectacularmente fácil y parecido a lo que veo.

Pero luego, una vez me he decidido y cocinado lo que he imaginado me pongo a emplatar y no sale como era dentro de mi cabeza. 

Creo que debe ser bastante parecido al comentario que muchos hacen al ver según qué obras de arte: vaaa, esto lo hago yo con un lienzo blanco y un bote de pintura. Pero no, por fácil que parezca una cosa es fantasear y otra muy distinta plasmar esta idea tal cual la habíamos imaginado. 

Pero yo no cejo en el intento. Huir es de cobardes y aquí estoy por sexto mes consecutivo intentando estar a la altura. Mis chicas quisieron difícil y realmente lo ha sido. Sólo espero que a Jesús le guste mi aproximación ;-)



Ingredientes:
Lomo de bacalao salado
2 puerros
300 gr. guisantes frescos
1 remolacha
1 limón
2 rabanitos
2 dientes de ajo negro
Brotes de lechugas variadas
Aceite de oliva Arbequina virgen extra

Te ayudará:
Mandolina
Biberones o mangas pasteleras
Termómetro

Cómo se hace?

Dos días antes desalar el bacalao. Para ello lavarlo bien bajo el grifo y ponerlo en un recipiente con agua fría. Dejarlo en la nevera y cambiar el agua tres o cuatro veces.

Limpiar los puerros y cortarlos cada uno en dos trozos más o menos de unos 15 cm.  

Pelar el limón y cortar la piel a tiras de 4 centímetros de largo y 3 o 4 milímetros de ancho. Reservar


Lavar los rabanos y cortarlos a rodajas finas con una mandolina. Ponerlos en un cuenco con una punta de sal y agua fría.

Pelar la remolacha y cortarla a dados. Reservar

Abrir y desgranar los guisantes.


Sacar el bacalao del agua y secarlo bien con un papel de cocina.

En un cazo poner la cantidad suficiente de aceite como para cubrir el bacalao. Ponerlo al fuego y calentarlo a 65º.

Poner los puerros dentro del aceite y confitarlos durante 20 minutos controlando la temperatura. No se tienen que freír.

Sacarlos y dejarlos en un escurridor para que pierdan el aceite.

Poner el bacalao en el mismo cazo en el que hemos hecho los puerros y confitarlo media hora controlando la temperatura. Con una espumadera ir retirando la espuma que se hace en la superficie y guardarla. Cinco minutos antes de terminar la cocción añadir las tiras de piel de limón.


En un cazo con agua hervir los guisantes cinco minutos. Escurrir y enfriar para que no pierdan color.
Hervir también la remolacha en un cazo con agua y una punta de sal. Reservar sin escurrir.

Cuando el bacalao esté confitado sacar con cuidado del aceite y dejar que escurra bien el aceite.

Poner los guisantes en el vaso de la batidora con la espuma que ha soltado el bacalao y triturar perfectamente. Pasar por un sadazo para dejar un puré bien fino y ponerlo en un biberón.

Triturar la remolacha, tamizar el puré y ponerlo en otro biberón.


Montaje del plato:

Trazar las línias con el puré de guisantes en la base de un plato blanco y rematar con unos puntos de puré de remolacha. Colocar el puerro y encima las lascas de bacacao. Entre las lascas acomodar las rodajitas de rábano, unos trocitos de ajo negro, las tiras de limón que hemos confitado y rematar con los brotes de lechugas.

*       *      *
Y para que podais comparar os dejo

                   La foto original 
y mi foto
                          
    

Y la constatación de lo difícil que es hacer realidad algunos sueños :-)



Desde este enlace podéis ver qué han soñado mis compañeras de reto.

RECOPILATORIO RETO VEO-VEO - ABRIL 2017

Una de las cosas más fascinantes de los retos gastronómicos es que puedan surgir tantas versiones distintas de una misma receta, que se plasman en fotografías que poco o nada tienen que ver entre ellas a pesar de nacer todas de la misma fuente.


El reto #VeoVeo pretende hacer 

el camino a la inversa

Es decir, vamos a ver qué pasa si en vez de ir de la receta a la foto vamos de la foto a la receta.

Para ello cada mes se facilita una fotografía a todos los miembros del grupo y sin más indicaciones, cada uno debe interpretar qué ingredientes lleva y qué elaboraciones se tienen que preparar para llegar a ese resultado.
           
       
La foto escogida para la ocasión ha sido esta, un plato del chef Jesús Nuñez. Un cocinero español afincado en New York. Seguramente es la más difícil que hemos hecho hasta ahora pero mis chicas son valientes y no se han arrugado. A las pruebas me remito y un poco más abajo podéis ver todas las participaciones.

Os dejo el perfil de IG por si queréis ver el trabajo de Jesús.

Y este es el resultado de nuestro juego y de lo que hemos visto :-)



Así se come en Granada - Elvira




Eva nos mandó dos recetas, una de dulce y otra salada


Eva en pruebas - Eva





Aquí se cuece jugando - Maria José

Olor a Regalices - Laura



Menjar a Cala Blanca - Blanca


La cocina de Estela - Estela

El Paraiso de los Golosos - Encarnita
Tarta de pera y lemon curd con coulis de fresa y kiwi


miércoles, 5 de abril de 2017

ENSALADA CÉSAR - INSPIRÁNDOME EN KARLOS ARGUIÑANO

Últimamente estoy viendo muchas maneras distintas de emplatar recetas y por lo que veo hay una moda que consiste en emplatar todo de forma circular. Hace unos años se pusieron de moda los platos rectangulares o incluso cuadrados y ahora la tendencia vuelve a lo redondo y a presentar las comidas siguiendo la línea del plato.

Por esto me apetecía preparar algo sencillo partiendo de esta idea y pensé que una ensalada podía quedar muy bonita.

Escogí precisamente una ensalada césar porqué generalmente es de estas que se presentan dentro de un cuenco y todos los ingredientes vienen mezclados con el aliño y todo. Es muy fácil de hacer y si no os queréis complicar la vida siempre la podéis presentar de forma habitual pero de verdad que el emplatado es sencillo y el resultado queda bastante espectacular.

Espero que os guste mi propuesta!

Ingredientes:

lechugas variadas
Flores comestibles, en mi caso capuchinas
1 pechuga de pollo
150 grs. de queso
4 rebanadas de pan bueno del día anterior


Para la salsa:
1 huevo
4-5 filetes de anchoa en aceite
1 cucharadita de alcaparras
1 cucharadita de mostaza
1/4 cucharadita de salsa inglesa
zumo de 1/2 limón
sal
150 ml. de aceite virgen extra


Cómo se hace?


Asar la pechuga a la plancha. Para que quede tierna ponerla en la plancha muy caliente para que selle bien, un minuto por cada lado. 

Luego bajar el fuego y dejar que se cocine lentamente. No queremos que quede cruda pero tampoco correosa. Cortar a filetes y reservar.

Mientras cortar el queso a dados pequeñitos y reservar.


Para la salsa:
Poner todos los ingredientes en el vaso de la batidora. Colocar el brazo dentro del vaso tocando la base. Poner en funcionamiento y no levantarlo hasta que empiece a emulsionar y espesar la salsa. Reservar.

Por otro lado, cortar el pan a rebanadas muy finas y tostarlo, en el horno o en la tostadora eléctrica. Reservar.

Lavar y secar bien las hojas de lechuga y las flores

En el centro del plato hacer un círculo con la salsa y encima poner las lechugas, los trozos de pechuga, pan tostado, daditos de queso, flores y alguna alcaparra. Servir immediatamente para evitar que se mustie la ensalada.


Con esta receta participo en el reto Cooking the Chef del mes de Abril. Si queréis ver el resto de propuestas las veréis todas aquí.

viernes, 31 de marzo de 2017

GALLETAS DE CACAHUETE - RETO COCINILLAS

Último día de mes y publicamos receta para el reto cocinillas. Esta vez la encargada de escojer receta ha sido Bea y nos propuso unas galletas de cacahuete. Muy fáciles de hacer y si os gusta el cacahuete os encantarán porqué tienen un potente sabor a este fruto seco.

Como siempre la receta original lleva demasiada grasa y demasiado azúcar y cambié las cantidades para adaptarlas a mi gusto, pero esta vez la receta se presta poco a tunear y está casi tal cual a como la hace Lorain. Eso sí, le puse piñones por encima en vez de trocitos de cacahuete y las mías son gorditas y no extraplanas como las de su foto. 

Además hice el doble de cantidad aunque en manteca de maní no usé ni la mitad, al igual que de azúcar. La cuestión, con estas proporciones quedaron buenísimas y salieron un montón de galletas :-)

Hice una caja entera que se llevó mi marido a la oficina y volaron en un pispas :-) o sea que imagino que los arreglos fueron una mejora ;-)

Espero que os gusten!


Ingredientes:

250 gr. mantequilla
225 gr. de azúcar moreno
2 huevos
1 cucharada de estracto de vainilla
450 gr. de harina todo uso
1 cucharadita de bicarbonato
250 gr. mantequilla de cacahuete
1 puñado de piñones



Cómo se hace?

En un cuenco mezclar la mantequilla a temperatura ambiente y el azúcar y batir hasta que doble su volumen y quede una mezcla esponjosa.


Añadir los huevos y la vainilla y seguir batiendo hasta integrar bien.

Incorporar la harina y el bicarbonato y mezclar bien, ahora con las manos. Cuando esté la mezcla homogénea agregar la mantequilla de cacahuete y amasar con las manos pero sin manosearla demasiado porqué la mantequilla empezaría a fundirse.

Bolear y guardar tapada con un plástico en la nevera una hora.




Calentar el horno a 170º

Coger pequeñas porciones de masa un poco más grandes que una nuez y hacer bolitas. Disponerlas encima de una placa de hornear forrada con un papel vegetal aplastándolas un poquito y separadas entre sí porqué crecen un poquito.

Poner unos cuantos piñones encima de cada galleta. 

Quizás tendría que haber pintado por encima con un poco de huevo batido antes de ponerlos para evitar que se cayeran después de horneadas las galletas pero yo no lo hice y se caían sólo con mirarlos. 

Hornear 10/12 minutos hasta que estén doraditas. Al sacarlas tienen que estar aún blanditas y luego al enfriarse se ponen duras.


Hay muchos tipos de mantequilla de cacahuete. Yo compré una ecológica que además tiene diferentes texturas. Para esta vez compré la versión Crunchy, en la que los cacahuetes no están muy molidos y le da una textura fantástica a las galletas porqué encuentras los trocitos de fruto seco y aporta mucho sabor.

Si queréis ver el resto de versiones de mis compañer@s de reto os dejo sus blogs.

María José de Aquí se cuece jugando

domingo, 26 de marzo de 2017

HUEVOS AFLAMENCADOS - #ASALTABLOGS

Este mes nos ha tocado asaltar el blog de Mavi, un blog que sigo desde hace tiempo. Con Mavi coincidimos en varios retos y es una persona encantadora :-)

De su blog me gusta que tiene muchas recetas típicas de Castellón y que sus recetas son caseras y fáciles basadas en la cocina tradicional.

Me gustan los blogs que tienen un apartado dedicado a la cocina tradicional de su tierra. Es curioso ver como en cada pueblo la gastronomía gira entorno a los productos típicos de esa zona. Así, en el blog de Mavi ya el mismo nombre Mandarinas y Miel nos sugiere lo que podemos encontrar el él.

Al principio quería hacer una de estas recetas típicas de su tierra, y pensé en la Coca de tomate destapada de Castellón, pero finalmente me decanté por tunear esta receta de huevos y dejo la coca para llevarla a alguna cena de verbena este verano :-)

Esta es mi propuesta, espero que os guste!


Ingredientes:

2 huevos
100 gr de guisantes frescos
2 patatas
1 tomate rojo grande
50gr de jamón cortado a daditos
50gr de chorizo cortado a rodajas
5 espárragos de navarra DOP
1 cebolla pequeña
2 dientes de ajo
1 pizca de pimentón dulce
1 pizca de pimentón picante
1 cucharada de vinagre de Jerez
Aceite de oliva virgen
Sal



Cómo se hace?

En una sartén con un poco de aceite freír la cebolla cortada muy pequeñita y los ajos picados. 


Cuando la cebolla esté tierna añade el chorizo y dale unas vueltas.

Añadir el pimentón. Remover y echar la cucharada de vinagre. Mezclar todo bien a fuego lento.

Rallar el tomate y añadir a la sartén junto con los guisantes. Remover bien y dejar cocer unos 10 minutos. Agregar una pizca de sal, azúcar y el jamón. Remover mezclando bien.


Pelar la patata y cortarlas a dados. Freír en una sartén con aceite. Dejar escurrir sobre papel de cocina cuando estén tiernas. Reservar.

Llenar un cazo alto con agua y llevar a ebullición. Poner una cucharada de sal. 

Mientras el agua hierve montar el plato. Poner unas cuantas patatas fritas en la base y por encima la salsa de tomate, guisantes y chorizo.

Cascar un huevo dentro de un bol. Cuando el agua esté hirviendo remover con una cuchara para crear un remolino y echar el huevo y quitar la cuchara a la vez. Como el agua estará girando el huevo girará y esto hace que la clara se enrosque encima de la yema y nos quede el huevo bien redondito. 

Cuando la clara esté completamente blanca sacar con cuidado con una espumadera y colocar encima de la salsa de tomate.


Decorar con unas puntas de espárrago. 

La receta original se hace distinta. Se ponen las patatas fritas en una cazuelita de barro, encima se cubren con la salsa de tomate, se pone un huevo crudo en medio y las puntas de los espárragos y se hornea hasta que el huevo está cuajado, pero a mi me apeteció hacerlo un poco distinto, para variar ;-)

Con esta receta participo en el #asaltablogs de Marzo. Si queréis saber mas de este reto encontraréis toda la información pinchando en la imagen.


sábado, 25 de marzo de 2017

BARQUITOS DE MASA FILO Y CHOCOLATE PARA EL SOLDADITO DE PLOMO - UNA GALLETA UN CUENTO



Este mes en el reto Una galleta un cuento se eligió El soldadito de plomo, Den standhaftige Tinsoldat, de Hans Christian Andersen y que se publicó por primera vez el 2 de octubre de 1838.

La historia cuenta que a un niño le regalan una caja con veinticinco soldaditos de plomo. Uno de ellos tiene una sola pierna, porqué al fundirlos quedó el último y no había suficiente metal para terminarlo. Cerca del soldadito hay una bailarina con una cinta azul anudada en el hombro y adornada con una lentejuela y el soldadito se enamora de ella. A medianoche otro juguete, el duende que hay en una caja de sorpresas, increpa al soldadito y le prohibe que mire a la bailarina. El soldadito finge no oír sus amenazas y al día siguiente, por obra del duende, cae por la ventana a la calle. 

Está lloviendo y dos niños lo encuentran y lo ponen en un barquito de papel para que navegue por el riachuelo que se ha creado en la cuneta. La corriente lo arrastra hasta una alcantarilla oscura, donde una rata e persigue un buen rato. Por fin la alcantarilla termina y el barquito cae por una catarata a un canal, donde el papel se deshace y el soldadito naufraga. 

Cuando se está hundiéndose, un pez se lo come. Poco después un pescador pesca el pez y lo lleva a vender al mercado donde la criada de la casa lo compra. Esta lo lava y lo deja de nuevo en la repista de la chimenea, al lado de la bailarina.

El niño cuando lo ve lo coge y lo echa al fuego y una corriente de aire arrastra también a la bailarina y juntos se consumen con las llamas. A la mañana siguiente, al remover las cenizas, la sirvienta encuentra un pequeño corazón de plomo y una lentejuela.

Esta es mi propuesta. Espero que os guste!



Ingredientes:
Masa filo
Crema de chocolate

Cómo se hace?
Cortar rectángulos de masa filo de unos 20x30 cm.

Extender un poco de crema de chocolate en el centro de una hoja, cubrir con otra hoja de igual tamaño y plegar la masa haciendo barquitos de papel.

Aguantar las puntas de los barcos con unos palillos para que no se abran cuando se horneen.


Calentar el horno a 190º y hornear 8 o 10 minutos.

También puede ser buena idea hacerlos sin chocolate y una vez horneados poner chucherías en el interior.


Si queréis ver el resto de aportaciones las podéis ver todas aquí.