domingo, 25 de enero de 2015

ENSALADA DE PULPO CON VINAGRETA DE MANGO

Este mes hemos asaltado un nuevo blog, el de Azúcarglass, y la verdad es que esta vez no me ha costado nada decidirme. Esta ensalada fue amor a primera vista. Si queréis ver la versión original la encontráis aquí 

He hecho alguna variación, cambié cebolla por patatas confitadas (soy alérgica a la cebolla cruda) y como tenía unos frutos rojo también se los puse y me encantó el toque ácido que le aportaron al conjunto.

Espero que os guste!





Ingredientes:
1 aguacate
1 mango
5 patatas de parís confitadas
Pulpo cocido
1 cucharada de mostaza
2 cucharadas de vinagre
6 cucharadas de aceite
cebollino
sal


Cómo se hace?

Poner un aro en el centro de un plato. Llenar la base con las patatas cortadas a rodajas.

Cubrir con una capa de aguacate a lascas.

Cubrir con medio mango cortado y disponer por encima lo frutos rojos.

Acabar con una capa de pulpo cortado a láminas finas.


    

En el vaso de la batidora poner el medio mango restante, con el aceite, vinagre, la mostaza y un poco de sal. Triturar perfectamente y aliñar la ensalada.

Espolvorear un poco de cebollino picado por encima y servir.






lunes, 19 de enero de 2015

FRITATA DE CALABACÍN Y ENELDO CON TOSTA DE QUESO FRESCO Y ACEITE DE ENELDO

Estos días de Navidad han sido estupendos, entre otras cosas porqué entre el Tió, los Reyes y mi cumple he aumentado mi fondo bibliográfico con algunas maravillas que os iré enseñando por aquí.

El primero que ha merecido mi atención y repaso concienzudo ha sido el libro de Técnicas de Cocina de Joan Roca, ínclito cocinero de El Celler de Can Roca, que pone al alcance de todos su experiencia y profesionalidad.

Realmente un libro muy bueno, muy bien explicado, con paso a paso estupendos de numerosas técnicas  y con recetas que sirven para ponerlas en práctica. 

Uno de esos libros con los que aprender de verdad y que será desde ahora un referente para investigar y practicar nuevas maneras de cocinar, o simplemente para recrear la vista con las fotos, hechas por Joan Pujol-Creus y que son un auténtico placer.

Pues bien, una de las recetas que he hecho es esta. Ideal par un aperitivo y buenísimo.





Ingredientes:

2 calabacines
5 huevos
150 gr. mascarpone
sal
eneldo
aceite de oliva
6 rábanos
200 gr. de queso quark (o philadelphia)
mostaza antigua
mantequilla
tostadas o rebanadas de pan bueno

Cómo se hace?

Cortar el calabacín en tiras finas con una mandolina o con el diábolo.

Ponerlo en un colador fino, salar y dejar que sude para que pierda acidez.

Calentar una nuez de mantequilla en una sartén y saltear el calabacín unos 5 minutos.

En un bol mezclar el mascarpone con 5 huevos y dos ramas de eneldo. Triturar bien con la batidora eléctrica.

Añadir el calabacín.

Forrar un molde de cake con papel de horno. 

Verter la mezcla de huevos y calabacín y hornear a 180º unos 20/30 minutos o hasta que se vea que ha cuajado.

Sacar del horno. Dejar enfriar y cortar en rebanadas finas.

En un bol mezclar el queso quark, el eneldo, una cucharada de mostaza, los rábanos cortados en tiras finas y un buen chorro de aceite. Mezclar bien con un tenedor.

Servir las rebanadas de pan untadas con queso y las rebanada de fritada.









miércoles, 31 de diciembre de 2014

CERILLAS COMESTIBLES




La niña de los fósforos


¡Qué frío hacía! Nevaba y comenzaba a oscurecer; era la última noche del año, la noche de San Silvestre. Bajo aquel frío y en aquella oscuridad, pasaba por la calle una pobre niña, descalza y con la cabeza descubierta. Verdad es que al salir de su casa llevaba zapatillas, pero, ¡de qué le sirvieron! Eran unas zapatillas que su madre había llevado últimamente, y a la pequeña le venían tan grandes que las perdió al cruzar corriendo la calle para librarse de dos coches que venían a toda velocidad. Una de las zapatillas no hubo medio de encontrarla, y la otra se la había puesto un mozalbete, que dijo que la haría servir de cuna el día que tuviese hijos. 

Y así la pobrecilla andaba descalza con los desnudos piececitos completamente amoratados por el frío. En un viejo delantal llevaba un puñado de fósforos, y un paquete en una mano. En todo el santo día nadie le había comprado nada, ni le había dado un mísero centavo; volvíase a su casa hambrienta y medio helada, ¡y parecía tan abatida, la pobrecilla! Los copos de nieve caían sobre su largo cabello rubio, cuyos hermosos rizos le cubrían el cuello; pero no estaba ella para presumir.






En un ángulo que formaban dos casas, una más saliente que la otra, se sentó en el suelo y se acurrucó hecha un ovillo. Encogía los piececitos todo lo posible, pero el frío la iba invadiendo, y por otra parte, no se atrevía a volver a casa, pues no había vendido ni un fósforo, ni recogido un triste céntimo. Su padre le pegaría, además de que en casa hacía frío también; solo los cobijaba el tejado, y el viento entraba por todas partes, pese a la paja y los trapos con que habían procurado tapar las rendijas. Tenía las manitas casi ateridas de frío. ¡Ay, un fósforo la aliviaría seguramente! ¡Si se atreviese a sacar uno solo del manojo, frotarlo contra la pared y calentarse los dedos! Y sacó uno: «¡ritch!». ¡Cómo chispeó y cómo quemaba! Dio una llama clara, cálida, como una lucecita, cuando la resguardó con la mano; una luz maravillosa. Le pareció a la pequeñuela que estaba sentada junto a una gran estufa de hierro, con pies y campana de latón; el fuego ardía magníficamente en su interior, ¡y calentaba tan bien! La niña alargó los pies para calentárselos a su vez, pero se extinguió la llama, se esfumó la estufa, y ella se quedó sentada, con el resto de la consumida cerilla en la mano.








Encendió otra, que, al arder y proyectar su luz sobre la pared, volvió a esta transparente como si fuese de gasa, y la niña pudo ver el interior de una habitación donde estaba la mesa puesta, cubierta con un blanquísimo mantel y fina porcelana. Un pato asado humeaba deliciosamente, relleno de ciruelas y manzanas. Y lo mejor del caso fue que el pato saltó fuera de la fuente y, anadeando por el suelo con un tenedor y un cuchillo a la espalda, se dirigió hacia la pobre muchachita. Pero en aquel momento se apagó el fósforo, dejando visible tan solo la gruesa y fría pared.

Encendió la niña una tercera cerilla, y se encontró sentada debajo de un hermosísimo árbol de Navidad. Era aún más alto y más bonito que el que viera la última Nochebuena, a través de la puerta de cristales, en casa del rico comerciante. Millares de velitas ardían en las ramas verdes, y de estas colgaban pintadas estampas, semejantes a las que adornaban los escaparates. La pequeña levantó los dos bracitos... y entonces se apagó el fósforo. Todas las lucecitas se remontaron a lo alto, y ella se dio cuenta de que eran las rutilantes estrellas del cielo; una de ellas se desprendió y trazó en el firmamento una larga estela de fuego.


«Alguien se está muriendo» -pensó la niña, pues su abuela, la única persona que la había querido, pero que estaba muerta ya, le había dicho:

-Cuando una estrella cae, un alma se eleva hacia Dios.

Frotó una nueva cerilla contra la pared; se iluminó el espacio inmediato, y apareció la anciana abuelita, radiante, dulce y cariñosa.


-¡Abuelita! -exclamó la pequeña-. ¡Llévame, contigo! Sé que te irás también cuando se apague el fósforo, del mismo modo que se fueron la estufa, el asado y el árbol de Navidad.

Se apresuró a encender los fósforos que le quedaban, afanosa de no perder a su abuela; y los fósforos brillaron con luz más clara que la del pleno día. Nunca la abuelita había sido tan alta y tan hermosa; tomó a la niña en el brazo y, envueltas las dos en un gran resplandor, henchidas de gozo, emprendieron el vuelo hacia las alturas, sin que la pequeña sintiera ya frío, hambre ni miedo. 

La Cerillera, ilustración de Arthur Rackham

Pero en el ángulo de la casa, la fría madrugada descubrió a la chiquilla, rojas las mejillas y la boca sonriente... Muerta, muerta de frío en la última noche del Año Viejo. La primera mañana del Nuevo Año iluminó el pequeño cadáver sentado con sus fósforos: un paquetito que parecía consumido casi del todo. «¡Quiso calentarse!», dijo la gente. Pero nadie supo las maravillas que había visto, ni el esplendor con que, en compañía de su anciana abuelita, había subido a la gloria del Año Nuevo.


Hans Christian Andersen







Que la llum de Nadal us acompanyi tot l'any. Feliç 2015

Que la luz de la Navidad os acompañe todo el año. Feliz 2015

May the light of Christmas be with you throughout the year. Happy 2015 









domingo, 28 de diciembre de 2014

GRATÉN DE COUS-COUS CON VERDURAS

Último domingo de mes y toca publicar receta del Asaltablogs. Pero este mes es distinto. No hay un único blog asaltado. Este mes somos asaltador@ invisibles y a cada uno nos ha tocado un blog para asaltar.

A mi me ha tocado el blog Mi carnívoro y yo, de Alba Salgado López, un blog muy interesante con recetas vegetarianas, veganas y crudiveganas y un apartado de gastroviajes muy recomendable. Ya me he guardado el enlace De tapas por compostela para cuando llegue a Santiago este año después de recorrer las últimas etapas que me quedan de El Camino.

Me costó mucho decidir la receta pero finalmente me decanté por este cuscus con verduras.

Tan sólo he variado un poco las verduras puesto que he usado las que tenía en casa.



Gracias Alba por la receta, volveré a asaltarte, que hay por ahí un pionono que dice: cómeme, cómeme!!!


Ingredientes:


1 medida de cuscus
1 medida de agua
1 puerro
2 dientes de ajo
1 pimiento enano rojo
1 pimiento enano naranja
1 pimiento enano amarillo
1 berenjena rallada
1 ramita de apio
1 nabo
5 champiñones
1 calabacín
6 tomates cherry
1 cucharada de tomate concentrado
1 cucharada de salsa de soja
Sal y orégano
Aceite de oliva



Cómo se hace?

En una sartén que se pueda tapar bien, tostar el cuscús con un poco de aceite removiendo de vez en cuando para que no se queme. 

Mientras tanto poner el agua, con una cucharada de sal, en un cazo y hacerla hervir. Cuando el cuscús esté bien tostadito y el agua hierva, echarla en la sartén, con mucho cuidado porque barbotea y puede salpicar, y taparla inmediatamente. Apagar el fuego y dejar un mínimo de cinco minutos sin sacar la tapa. 

  

Cortar el puerro en juliana y saltear en una sartén con un poco de aceite. Cuando empiece a tomar color añadir el nabo y la berenjena cortados a dadito y lo salteamos unos tres minutos.

   


Luego poner el apio cortado muy pequeñito y los champiñones laminados. 

Finalmente añadir el calabacín, también cortado a dados pequeños, y saltear un par de minutos, removiendo bien. A mi me gusta que el calabacín quede un poco crujiente y al estar cortado pequeño no hace falta cocinarlo más. 

Añadir la cucharada de concentrado de tomate, orégano y rociar con la salsa de soja.

Remover bien y reservar.



En una sartén con un poco de aceite saltear los pimientos cortados a tiras. Cuando estén cocidos apagar el fuego y reservar.



Con un tenedor separar los granitos de cuscus. 

Encender el horno función grill.

Poner un aro de emplatar encima de la bandeja de hornear que habremos cubierto con un papel vegetal. 

 
 

Disponer una capa de cuscús cubriendo el fondo del aro. Encima una capa de verduras que taparemos con otra capa de cuscús y así hasta llegar al borde del aro con una capa de cuscús. Encima disponer unas tiras de pimiento y unas rodajas de tomate. Espolvorear con un poco de queso parmesano recién rallado y gratinar. 




Sacar del horno y con ayuda de una espátula pasar la preparación al plato de servir. Sacar el aro con mucho cuidado y vigilando de no quemarnos.

Buen provecho!!!




viernes, 19 de diciembre de 2014

IDEAS PARA NAVIDAD


Hoy os traigo un recopilatorio de recetas que os pueden servir o daros ideas de cosas que podéis preparar estos días. 

Tendría que haberlo publicado hace días pero voy muy atareada y no me ha dado tiempo. De todas formaso espero que ayude a los que, como yo, este año han dejado todo para demasiado tarde. 

Si os sirve de consuelo aún tengo que decidir el menú de la cena de Nochebuena, un buffet para 16 personas, y el menú de la comida del día de San Esteban, para 12. 

O sea que, si tenéis sugerencias para mi, agradeceré ideas ;-)

Quién dijo estrés?

POSTRES Y DECORACIÓN NAVIDEÑA








ENTRANTES Y APERITIVOS



Mini quiches con pasta brick




CREMAS Y SOPAS