viernes, 1 de mayo de 2020

BOCADITOS DE VERDURA AL QUESO AZUL CON SALSA QUETCHUP CASERA - RETO ALFABETO SALADO

Este mes en el Reto Alfabeto Salado las encargadas de escoger ingredientes fuimos Patricia y yo misma y  propusimos queso Roquefort y vinagre.

Hacía mucho tiempo que quería hacer salsa quetchup y con la excusa preparé estos bocaditos para acompañarla. 

El queso que usé es un  queso azul artesanal de la Formatgeria Mas d'Eroles, concretamente el Abadessa d'Elins, hecho con leche cruda de vaca con una maduración de mínimo 90 días. 

Quedaron muy buenos y perfectos para degustar en un aperitivo de cuarentena :-)

Esta es mi propuesta. Espero que os guste!



El plato lo hice en las clases de cerámica que tanto echo de menos estos días de confinamiento.


Ingredientes:

Para los bocaditos
Queso azul
1 trozo de calabaza 
1 boniato
3 shitake
1 puñado de espinacas
1/2 puerro
1 bulbo de hinojo
2 cucharadas de harina
300 ml. de leche 
1 huevo
Pan rallado
Aceite
sal

Para el quetchup
6 tomacons (o tomates rojos maduros)
1/2 puerro
50 ml de vinagre
1 diente de ajo
1 cucharada colmada de tomate concentrado
1 cucharada de miel
1 cucharada de azúcar moreno
1 cucharada de pimentón rojo
1/2 cucharadita de mostaza en polvo
4 granos de pimienta negra
4 granos de cilantro
1 clavo de olor
Aceite
Sal


Cómo se hace?

Los bocaditos
Cortar las hojas de espinaca y rehogarlas un minuto en una sartén con una punta de aceite. Reservar.

Cotar la calabaza a daditos y rehogar en la misma sartén. Reservar con las espinacas. 

Hacer lo mismo con el hinojo, el boniato y las setas.

Picar el puerro bien pequeño. Poner un poco de aceite en la sartén y rehogar la mitad del puerro. Cuando esté doradito echar la harina y cocinar removiendo para que se haga pero sin que se dore porqué si no, amarga.


Añadir una pizca de sal y la leche. Remover todo el rato hasta que espese. Añadir queso al gusto y remover bien para que se deshaga y se integre en la masa. Apagar el fuego y añadir las verduras que teníamos reservadas.



Remover bien y poner en una bandeja de cristal. Cuando esté a temperatura ambiente cubrir con papel de hornear para que no haga crosta y dejar enfriar en la nevera tres horas como mínimo.


Batir el huevo en un plato hondo y en otro poner el pan rallado.

Hacer bolitas con la masa y pasarlas por pan rallado, por el huevo y otra vez por pan rallado.

Poner un cazo con aceite hasta la mitad y freír los bocaditos en tandas de cuatro o cinco. Se fríen en un momento. Sólo tiene que dorarse un poco el rebozado. Ir sacando del aceite con ayuda de una araña y poner a escurrir en un colador de malla fina.

El chetchup

Cortar los tomates en cuatro y triturarlos con un robot de cocina. Pasar por el colador chino para descartar semillas y pieles.


Freír la mitad del puerro que teníamos reservado con un poco de aceite en una sartén honda. 

Cuando esté dorado añadir el tomate tamizado, el tomate concentrado y el diente de ajo pelado. Cocer a fuego lento unos 40 minutos, o hasta que todo quede muy tierno.


Picar las semillas y el clavo en el mortero. 

Añadir la miel, el azúcar, el vinagre y las especias en el tomate y remover bien. Dejar cocinar 40 minutos más a fuego muy lento removiendo con frecuencia.


Con esta receta participo en el Reto Alfabeto Salado

Si queréis saber qué han preparado los otros participantes
aquí podéis ver el recopilatorio.

domingo, 26 de abril de 2020

ENSALADA PRIMAVERA DE VERDURAS DEL CALDO - ASALTABLOGS

Y sí, volvemos con el asaltablogs. De hecho tendríamos que haber publicado hace un mes pero con lo del estado de alarma y teniendo la situación tan precaria pensamos que era mejor postergarlo un mes. Creo que fue una decisión acertada porqué, aunque esto no ha acabado ni muchísimo menos, creo que la capacidad de adaptación de tod@s nos permite que podamos disfrutar más plenamente del asalto.

Estos días estoy cocinando mucho (aunque no publique nada por aquí) y muchas de las recetas que he hecho eran para dar salida a restos y sobrantes. He hecho buñuelos varios, croquetas, churros salados, purés, pudings y hoy esta receta que le he mangado a Kety, del blog Croketypot. De hecho, la mía es una interpretación de su receta porqué, como muy bien dice ella misma: "Cuando nos hemos tomado un buen cocido, rara es la vez que no nos queda algo y claro no se va a desperdiciar. Hoy vamos ha preparar una ensalada diferente para integrar todo lo que nos ha quedado (...) Cuando veáis la explicación de la receta os será fácil adaptarla con el cocido que hagáis en casa por costumbre."

Y esto hice, con las verduras del caldo, algunos encurtidos y unos frutos secos para aportarle crujiente a la ensalada, hortalizas y pétalos de caléndula para dar frescor  y unos trozos de ventresca de atún que le proporcionan cuerpo y para acabar, un aliño de vinagreta con hierbas frescas para el toque primaveral.  

Esta es mi propuesta, espero que os guste!



Ingredientes:
Verduras del caldo. (En mi caso, nabo, apio, hinojo, zanahoria y chirivía)
Tomates cherry
Brotes de lechugas variadas
Rábanos
Un puñado de pistachos crudos
Alcaparras
Pepinillo
Ventresca de atún en aceite de oliva

Para la vinagreta:
Eneldo
Hojas de albahaca
1 cucharadita de mostaza a la antigua
Aceite
Vinagre de Jeréz
Sal



Cómo de hace:

Cortar las verduras del caldo. Partir las zanahorias por la mitad. 

Cortar el nabo a daditos pequeños; el apio y la chirivía a bastoncitos y el bulbo de hinojo a gajos.

Laminar el rábano y el pepinillo con una mandolina a rodajas finas.

Poner un poco de aceite en una sartén y tostar los pistachos con una punta de sal. Reservar.



Cortar los tomates a gajos.

Picar bien finas las hierbas de la vinagreta y poner en un cuenco, con el aceite, el vinagre y la sal. Batir con un tenedor para emulsionar bien. 

Montaje del plato:

Poner las zanahorias de pie para dar altura al plato. Ir colocando el resto de verduras y resto de ingredientes de forma pareja.



Te puedes ayudar con unas pinzas para ir colocando y repartiendo homogéneamente las diferentes texturas. Poner los trozos de atún.

Podría haber puesto la carne de pollo y ternera del caldo cortada a daditos como hace ella, pero la usé para hacer croquetas ;-) 

Aliñar con la vinagreta.



Con esta receta participo en el 


domingo, 1 de marzo de 2020

ARROZ CON GUISANTES, ALCACHOFAS Y ARROZ CRUJIENTE DE AZAFRÁN - RETO ALFABETO SALADO

Este mes en el RAS escogieron Lola del blog Petits accidents y Patricia de blog Pattys Cake y nos propusierion combinar Arroz y Guisantes.

Hacía mucho que quería hacer arroz crujiente y esta ha sido la ocasión especial para hacerlo. Es muy fácil pero algo laborioso y va genial para , como en este caso, dar volumen y un toque de sofisticación a un simple plato de arroz.

Además, combinar texturas contrastadas aporta un plus a la receta. El arroz de la base, preparado como risoto es meloso y la peineta de tan crujiente y con este toque de azafrán es el complemento perfecto.

Esta es mi propuesta. Espero que os guste!



Ingredientes:

Para el arroz base y el caldo vegetal:
300 gr. de arroz carnaroli (o arroz bomba)
1 kg. de guisantes frescos
3 alcachofas
2 cebollas tiernas
1 zanahoria
2 dientes de ajo
1 vaso de vino blanco
1 hoja de laurel
Pimienta y sal
Aceite de oliva virgen extra suave

Para el crujiente de arroz:
100 gr de arroz de grano redondo
Azafrán
Sal
Aceite de oliva virgen extra suave



Cómo se hace?

El crujiente de arroz:

Poner agua en un cazo con un poco de sal y llevar a ebullición. Entonces añadir unas briznas de azafrán y el arroz.

Cuando arranque de nuevo el hervor bajar el fuego y cocinar hasta que el arroz quede más bien pasado. Unos 35 minutos. Colar, sin refrescar y dejar que atempere un rato.


Encender el horno a 60° C.

Esparcir el arroz encima de una hoja de papel de hornear. Poner otra hoja cubriėndolo y estirar con un rodillo de manera que quede una lámina bien fina.


Poner en papel en el horno, encima de una rejilla para facilitar la evaporación. A los 90 minutos,  sacar con mucho cuidado la hoja de encima y dejar 30 minutos más dentro del horno, hasta que esté bien seco.

Sacar del horno y quitar la hoja de la base. Cortar la lámina a trozos irregulares.


Podemos guardar estos trozos en un  recipiente hermėtico (a ser posible con un sobre de sales de silicio para evitar que coja humedad. Yo suelo guardar los que vienen con los paquetes de alga nori, por ejemplo).


Cuando vayamos a usarlo, poner una sartén con aceite a calentar. Cuando estė a unos 160 grados freír los trozos de lámina de arroz. Como se hinchan muy rápido recomiendo hacerlos de uno en uno. 


En cuestión de segundos dar la vuelta con ayuda de unas pinzas y sacar sin que tome color.

Dejar sobre un trozo de papel absorvente.


La preparación prévia:

Primero lavar los guisantes sin pelar. Para ello llenar el fregadero o un recipiente suficientemente grande, con agua y una taza de vinagre de vino y dejar los guisantes 15 minutos. Podemos añadir tambiėn la zanahoria y las cebollas.


Pelar y guardar las bainas de los guisantes.

Pelar la zanahoria y cortar a daditos. Guardar las peladuras.

Pelar y picar las cebollas. Guardar las peladuras.


Pelar los dos dientes de ajo. Uno picarlo bien fino.

El caldo:

Poner una olla al fuego con un poco de aceite y sofreír en ėl las peladuras de zanahoria, cebolla y el diente de ajo que hemos reservado entero, un par de minutos.


Añadir las bainas de los guisantes y cubrir con agua. Añadir una cucharada de sal y la hoja de laurel y dejar que hierva 20 minutos. Reservar caliente.


El arroz base:

En una cazuela sofreír la cebolla con un poco de aceite. Dejar pochar unos minutos.


Añadir las alcachofas peladas y cortadas a gajos. A mi me gusta hacerlo al momentompara evitar que se oxiden y no tener que untarlas con limón para evitarlo, que siempre les deja un sabor acidulado que no me gusta.


Saltear un par de minutos. Añadir los guisantes y la zanahoria remover bien y echar el arroz para sofreírlo todo junto un par de minutos. De esta forma conseguimos sellar el grano de arroz.


Ahora podríamos parar la cocción. Yo a veces lo hago. Dejo todo el sofrito preparado, salgo a dar una vuelta o hago otras tareas y media hora antes de comer retomo la preparación.


Si hemos parado la cocción, volver a calentar el caldo y encender el fuego del sofrito.

Cuando la cazuela tome temperatura remojar con el vino. Remover bien y dejar un par de minutos para que se evapore el alcohol.

Luego ir añadiendo cacitos de caldo a  medida que la preparación vaya embebiendo el líquido, removiendo sin parar para que el arroz vaya soltando el almidón.


Cuando estė casi al punto, apagar el fuego y dejar reposar un par de minutos.

Ahora podríamos añadir un poco de mantequilla pero esta vez, al llevar el crujiente de arroz frito, no quise añadirle más grasa a la receta.

Servir el arroz en los platos y coronar con un trozo de arroz inflado.

Con esta receta participo en el Reto Alfabeto Salado

Si queréis saber qué han preparado los otros participantes
aquí podéis ver el recopilatorio.
























domingo, 23 de febrero de 2020

TARTA DE QUESO Y CHOCOLATE BLANCO EN UN VASO - ASALTABLOGS

Este mes hemos entrado a robar en la cocina de Noelia, que regenta el blog Dulces Diabéticos

Escogí esta tarta porqué la base, como dice ella, puede ser qualquier bizcocho y así puede adaptar su receta a mi antojo. A mi no me gusta demasiado el dulce, pero si voy a comerlo, prefiero el sabor del azúcar al de los edulcorantes. 

Dicho esto, podéis hacer la receta según propone ella o prepararla con la base que hice yo.

La preparé en formato individual, porqué es como me gusta presentar el postre cuando tengo invitados en casa. Quizás la base de bizcocho podría haberla cortado para que no fuera tan gruesa, pero la verdad es que es tan esponjosa que no empalaga nada.

Esta es mi propuesta. Espero que os guste!


Ingredientes:

Para el bizcocho
6 huevos
180 g de azúcar
1 pizca de sal
200 g de harina repostería
1 cucharadita de levadura química


Para el relleno
250 gr. de queso de untar
100 ml de nata para montar
50 gr. de chocolate blanco sin azúcar
Una cucharadita de sirope de ágave (o edulcorante al gusto)

Para el jarabe:
70 ml. de coñac, oporto o similar
150 ml. de agua

Para decorar:
Hojas de hierbabuena
Grosellas y arándanos
Granos de café recubiertos de chocolate 
150 gr. de chocolate blanco sin azúcar 


Cómo se hace?

El bizcocho
Separar las claras de las yemas. Batir a punto de nieve las claras de huevo con 6 cucharadas de agua fría. Incorporar despacio 180 g de azúcar y la sal; seguir batiendo hasta que la masa brille. 

Incorporar las yemas de huevo de una en una y no añadir la siguiente hasta que la anterior no esté completamente integrada. 

Precalentar el horno a 180 °C

Tamizar la harina y la levadura en polvo encima de la mezcla anterior y remover con cuidado.

Repartir la masa en una bandeja forrada con papel de hornear (aprox. 30 x 40 cm).

Hornear unos 20 minutos hasta que la masa se dore ligeramente. 

Retirar el bizcocho de la bandeja con el papel de hornear. Cubrir con un paño de cocina limpio y darle la vuelta. Retirar el papel de hornear con cuidado y dejar enfriar.

Con un cortapastas redondo cortar círculos de bizcocho del mismo diámetro de los vasos que usaremos. Cortar tres círculos por cada vaso.


El relleno
Fundir el chocolate blanco al baño maría y reservar.

En un bol, batir el queso frío con unas varillas eléctricas, para montarlo. Añadir el chocolate fundido y batir hasta conseguir una masa cremosa y homogénea.

En otro cuenco montar la nata bien fría y mezclar con el queso, integrando con una espátula y movimientos envolventes, para que no se baje.

Poner la mezcla en una manga pastelera con boquilla rizada.

El jarabe
Mezclar el licor con el agua y llevar a ebullición. Dejar hervir un minuto. Apagar el fuego y reservar.


Montaje de los vasos 

Poner un circulo en la base del vaso y pintarla ligeramente con el jarabe.

Poner unos montoncitos de crema por todo el bizcocho. Tapar con otro disco pintado con jarabe y cubrir con otra capa de crema. Tapar con otro círculo.

Repetir con todos los vasos.

Fundir el chocolate al baño maría. Dejar templar ligeramente y cubrir cada uno de los vasos con una capa bien fina. Dejar templar y tapar bien cada vaso para evitar que coja olores. Dejar cuajar en la nevera un mínimo de una hora.

Antes de servir decorar con unas grosellas, arándanos y hojas de hierbabuena.



Con esta receta participo en el