domingo, 24 de marzo de 2013

BIZCOCHITOS DE LECHE CONDENSADA CON AGUA DE AZAHAR Y AZÚCAR DE MANDARINA)

Los domingos por la tarde son ideales para hornear cosas dulces. Sobretodo si son días lluviosos de invierno y no sabemos qué hacer con los niños.

Los niños pequeños pueden ser unos grandes pinches, siempre y cuando adecuemos las tareas que les pidamos a su edad y destreza manual. 

Una tarde de domingo con ellos en la cocina
es un buen plan, no os parece?


Ingredientes:

1 bote pequeño de leche condensada
4 huevos
50 gr de mantequilla a temperatura ambiente
120 gr de harina de repostería
1 sobre de levadura
1 cucharada de agua de azahar
Azúcar de mandarina para decorar (se puede substituir por cualquier azúcar aromatizado o por azúcar blanquilla)



Preparar los moldes. Se pueden usar los típicos de magdalenas o bien preparar unos con papel vegetal de cocina y unas flaneras. 

Cortar 10 cuadros de papel de unos 25 cm de lado y colocar dentro de cada una de las flaneras, intentando adaptarlo bien a las paredes. Tiene que sobresalir el papel un buen trozo.

Precalentar el horno a 180º

Poner la leche condensada en el vaso de la batidora y batir unos minutos a velocidad media. 

Ir añadiendo los huevos de uno en uno, asegurando que esté bien batido antes de añadir el siguiente. 

Incorporar la mantequilla a temperatura ambiente y volver a batir para mezclar con el resto de ingredientes. 

Añadir la cucharada de agua de azahar y mezclar.

Tamizar la harina con el sobre de levadura. Añadir a los líquidos y mezclar justo para integrar pero no sobre batir. 

Rellenar los moldes unas ¾ partes y espolvorear con el azúcar de mandarina.

Hornear los bizcochitos unos 25 minutos aproximadamente, hasta que estén dorados.

Dejar enfriar sobre una rejilla.

Presentar con el mismo papel de hornear atado con un trozo de cordel.