martes, 15 de octubre de 2013

RISOTTO DE REBOZUELOS

La de los risottos es de aquellas recetas que dan más pereza explicar que hacer. La manera de proceder es siempre la misma y el resultado final depende de los ingredientes que vayamos a utilizar. 



Mucha gente me comenta que les da miedo el risotto y a mi me parece que es mucho más fácil hacerlo y encontrarle el punto que a una paella, mucho más laboriosa y con un punto más difícil de acertar.

Para hacer estos arroces, al ser una receta tan básica es primordial contar con tres premisas:

1. Que el arroz sea carnaroli (o bomba en su defecto) y los ingredientes de buena calidad.
2. Hacerse con un buen caldo 
3. Tener ganas de remover la cazuela de vez en cuando a lo largo de 15/20 minutos.

En youtube podéis ver un vídeo que hice explicando cómo hacerlo, por si o sirve de guía.

 

Ingredientes:
350 gr. de arroz
300 gr. de rebozuelos
1 cebolla mediana
1 tira de panceta magra (sin grasa)
1 vaso de vino blanco
1,5 l. de caldo de verduras
1 cucharada de polvo de setas (opcional, es para potenciarel sabor)
1 ramillete de perejil
aceite de oliva 
40 gr. mantequilla
60 g de queso parmesano
sal


Cómo se hace?

Poner un poco de aceite en una cazuela y sofreír la cebolla.

Poner el caldo de verduras a hervir y mantenerlo en ebullición en un cazo.

Cuando la cebolla esté bién pochada añadir la panceta a dados pequeños y dejar dorar.

Sofreír las setas limpias. Primero soltaran el agua haciendo un caldo casi gelatinoso, bajar el fuego y dejar que absorban el jugo de nuevo. Salar y añadir el arroz removiendo bien con una cuchara de palo. 



Subir el fuego y verter el vaso de vino. Dejar evaporar 2 minutos removiendo. 

Ir poniendo cucharones de caldo al arroz, añadiéndolos a medida que el arroz lo vaya absorbiendo y removiendo a menudo con la cuchara de palo. 

Esto hará que el arroz vaya soltando el almidón, que es lo que le dará la cremosidad tan característica al risotto.


A media cocción añadir una cucharadita de polvo de setas junto con un cucharón de caldo.

Cuando lo tengamos al dente rectificar de sal, añadir la mantequilla y el parmesano. Remover bien para amalgamar todos los ingredientes y servir adornado con un poco de perejil picado.
  


buon appetito!!!

y recordad: Si lo hacéis y os sobra, siempre podéis hacer croquetas