viernes, 18 de octubre de 2013

TARTA DE PERA CON GANACHE DE CHOCOLATE Y FRESAS

El otro día fue el cumpleaños de mi suegro. Cumplía 


Para celebrarlo fuimos toda la familia a comer al Puerto de Badalona, al Restaurant Sant Anastasi. Comimos muy bien, cocina tradicional revisada y actualizada. 

De primero pedimos varias cosas para picar, mención especial a unos dados de salmón marinado muy buenos y unas setas salteadas.

El segundo cada cual escogió a su gusto. Yo me pedí bacalao. Me encanta el bacalao y como en casa no les gusta a ninguno nunca hago, así que cuando voy de restaurante suelo pedírmelo. 

Este era un bacalao confitado sobre una cama de risotto de chipirones (un sorprendente risotto negro!) y una suave crema de idiazabal. 

El postre consistió en esta tarta que os traigo hoy. En el restaurante me felicitaron por ella, tanto que me puse roja y todo!!!

La verdad es que quedó buenísima y muy resultona y no es, ni de largo, de las más complicadas que he hecho. A veces lo sencillo destaca por esto.


Ingredientes:

Para el bizcocho:
3 huevos
125 gr. de azúcar moreno
1 yogur de pera
1 cucharadita colmada de canela en polvo
1 pellizco de sal
La ralladura de una piel de limón
150 gr. de harina
1 sobre de levadura química
4 peras conference

Para la cobertura:
100 gr. de chocolate fondant
80 ml. de nata para montar
25 gr. de mantequilla
500 gr. de fresas
50 gr. de almendra en granito

Cómo se hace?

Batir los huevos a temperatura ambiente con el azúcar, unos 10 minutos hasta que tomen consistencia mantecosa de color blanquecino.


Añadir el yogur, la ralladura y la canela y seguir mezclando.

En un bol tamizar la harina y la levadura y añadirlo a la mezcla anterior mezclando bien para integrar pero sin sobre batir. 

Pelar las peras y cortar a dados no muy pequeños. Mezclar con la masa.

Pintar un molde con mantequilla y forrarlo con papel de hornear. Verter la masa y cocer a horno precalentado a 180º unos 30 minutos. Sacar del horno y dejar reposar 10 minutos antes de desmoldar y dejar enfriar encima de una rejilla. Mantener la tarta del revés, así la base que estaba tocando el molde nos quedará arriba y por tanto tendremos una cara lisa y plana que nos irá mejor para decorar la tarta.

Para hacer la cobertura 

Poner la nata y la mantequilla en un cazo y calentar sin que hierva. Apartar del fuego y añadir el chocolate. Remover bien con una espátula de silicona para que se vaya fundiendo e integrando perfectamente con la nata. Ir removiendo hasta que esté templada (entre 28 y 30 grados C.)

Poner un plato debajo de la rejilla para poder recoger el chocolate que pueda ir resbalando por los lados a medida que vayamos echándolo por encima de la tarta. 


Dejar que se asiente bien el chocolate. Con la ayuda de una espátula podemos acabar de untar los bordes de la tarta.

Llenar un plato hondo con la almendra en granito. Coger la tarta con mucho cuidado e inclinándola suavemente encima del plato ir pegando la almendra por todo el borde.

Decorar con las fresas bien limpias por todo el borde.

Para hacer esta tarta me inspiré en esta de Dolors