miércoles, 30 de octubre de 2013

PANELLETS


Mañana en Catalunya se celebra la Castañada.

La tradición marcaba esta noche para ir al cementerio a visitar a los muertos y al volver a casa comer castañas asadas bien calentitas y los panellets, todo acompañado de un vino dulce de moscatel, para combatir el frío (y la pena, quizás?)

Supongo que el origen de los panellets es, como casi todo en la gastronomía típica estacional, por el excedente de alimentos en una época determinada del año. 


Aquí en el Mediterráneo justo hace un mes se han cosechado las almendras, que una vez recolectadas, se dejan secar con la cáscara dura durante unos días antes de almacenarlas. A pesar de que si son con cáscara pueden durar muchos meses, imagino que además de guardar para todo el invierno también se aprovechaba para hacer pastelitos y dulces, que cumplían varias funciones: coger calorías para pasar el duro invierno; recomponerse del duro verano de cosechas, vendimia y recolección de frutos secos, consumir los excedentes que no se puedan guardar, ... un poco de todo. 



Antes no había más remedio que seguir las estaciones y los productos que proporcionaba la tierra y se hacía un uso sabio de todo este conocimiento.

La masa de los panellets es lo que se llama Mazapán. En España y en muchos países mediterráneos hay gran variedad de dulces hechos con esta mezcla.

La patata sirve para controlar la humedad de la masa y la aligera un poco. La gracias es ponerle muy poca cantidad, no como en algunos sitios dónde el 40% o más es patata y te los venden a precio de almendra...

Además de buenísimos, son muy fáciles de hacer y son ideales para hacerlos con niños. Les encantan y se lo pasaran pipa poniendo piñonez, rebozando con almendra, batiendo huevo, ...
Surtido de panellets

Ingredientes:

400 g de harina de almendras crudas
225 g de azúcar
150 g de patata
100 g de membrillo
75 g de piñones
25 g de almendras hechas granito
50 g de coco rallad
o
1 limón
3 cucharillas de café soluble
2 huevos
Fécula




Cómo se hace?

Lavar bien la patata y hervirla con piel. Cuando esté cocida, pelarla y chafarla con un tenedor. Dejar enfriar completamente. 

En un cuenco poner la patata, la harina de almendra, el azúcar y la mitad de la ralladura de una piel de limón. Unir los ingredientes con la ayuda de una espátula de madera, aplastando la mezcla sin removerla y hasta que quede unida. 

Si se trabaja excesivamente se ablanda y es muy difícil dar la forma a los panellets. 

Dividir la pasta en tantos grupos como sabores diferentes se quieran hacer.

PANELLETS DE PIÑONES

(quizás los que más fama tienen y los que más gustan -claro que también son los más caros!)Hacer bolitas con un poco de pasta (como una nuez). Pasarlas por clara de huevo ligeramente batida y rebozarlos de piñones. Pintarlos con la yema de huevo batida y poner en una bandeja de horno.

PANELLETS DE ALMENDRA
Hacer bolitas con un poco de pasta (como una nuez) y dar forma de croqueta. Pasarlas por clara de huevo ligeramente batida y rebozarlos con el granito de almendra. Pintarlos con la yema de huevo batida y poner en una bandeja de horno.

PANELLETS DE MEMBRILLO
Hacer una tira de unos 4 cm de ancho y 20 de largo con la pasta. Poner en medio una tira de membrillo de algo más de un centímetro de lado por 20 de largo. Envolver el membrillo con el mazapán. Hacer una tira de 20 cm de largo para tapar el lado que queda abierto. Para poder trabajar mejor todo este proceso, es recomendable enharinarse las manos con la fécula. Este panellet se cuece toda la tira entera. Una vez esta frío, y con un buen cuchillo, se puede cortar en porciones de unos 2 cm.

PANELLETS DE LIMÓN
Pelar la otra mitad del limón procurando no arrastrar parte blanca. Cortar la cáscara en juliana. Escaldar las tiras 1 minuto en agua hirviendo, colar y reservar. Añadir a la masa de los panellets 2 cucharadas de zumo de limón. Hacer bolitas alargadas y aplastarlas un poco por las puntas dándoles forma de limón. Coger una tira de piel escaldada y ponerla al través encima del panellet, apretándola un poco para evitar que se desenganche.

PANELLETS DE CAFÉ
Mezclar el café con la masa. Hacer bolitas alargadas y con un cuchillo hacer una incisión longitudinal para darle forma de grano de café. Rebozarlos con azúcar glass.

PANELLETS DE COCO
Coger la misma cantidad en volumen de mazapán que de coco rallado. Se mezclan bien los dos ingredientes. Coger pequeñas porciones de masa, dar forma de bola y con los dedos pellizcarlos de tal manera que cojan una forma similar a una seta invertida.



NOTAS IMPORTANTES:
- A medida que se hacen los panellets se van poniendo en una bandeja de horno.
- Sólo se pintan con huevo los de piñones y los de granito de almendra.
- Se cuecen al horno sólo gratinador a unos 230º de 5 a 10 minutos según el tipo, por eso es conveniente irlos entrando agrupados, los de piñones, almendras y membrillo; los de café con los de limón, .. . En todo caso hay que controlar la cocción. La bandeja se pone a media altura y de una en una.
- Se pueden hacer de infinidad de gustos (yo he hecho incluso de jamón salado y de tomate!). Si no os queréis complicar la vida, se pueden hacer panellets de sabores haciéndolos igual que los de café, pero sustituyendo el café por unas gotas de aroma y colorantes. Por ejemplo, aroma de fresa y colorante rojo; aroma de cereza y una cereza confitada en medio, ...; o rellenos de calabaza, boniato, puré de manzana, ya sabéis, imaginación al poder!