miércoles, 10 de abril de 2013

FOCACCIA DE ORÉGANO, TOMATE Y ACEITUNAS

El domingo no teníamos pan y cuando me dí cuenta no me daba tiempo a hornear. Así me decanté por hacer una focaccia. Hacía mucho tiempo que no hacía y me gustó. 

La masa de la focaccia es como la de de pizza, y consiste en harina con alto contenido de gluten, levadura, aceite, agua y sal, pero difiere en la forma, el grueso y el tipo de ingrediente que se le ponen por encima.




Ingredientes:
1 cucharadita de sal
250 gr de agua
50 gr de aceite
500 gr de harina de fuerza
2 sobres de levadura instantánea de panadero o 20 gr de levadura fresca

Para decorar:
2 tomates
aceitunas
orégano
aceite de oliva virgen extra

Poner todos los ingredientes en un cuenco en el orden en que están escritos. Empezar a amasar con una espátula y cuando empiecen a ligar ponerlos en el mármol, ligeramente untado de aceite. 

Trabajar la masa unos 5 minutos o hasta que no se os enganche a los dedos (NO caer en la tentación de añadir más harina al empezar a amasar. Ya veréis como el poco rato deja de engancharse y empieza a cobrar vida) 

Bolear la masa y dejar reposar en un cuenco ligeramente untado de aceite y tapar con un trapo limpio, hasta que doble su tamaño.

Amasar dos o tres minutos, bolear la masa y dejar reposar 10 minutos encima del mármol tapada con el trapo. Si al estirar la masa no mantiene la forma y se encoge es que le falta reposo. 
Amasarla un minuto y dejarla cinco minutos más tapada con el trapo.

Estirar con las manos, de un grueso de unos 2 cm. hincando los dedos para formar pequeños hoyos.


En un cuenco mezclar un buen chorro de aceite de oliva virgen extra con las hojas de orégano. Pintar toda la superficie con el aceite dejando que los huequitos también se llenen.

Tapar con un trapo y dejar 20 minutos a temperatura cálida.

Cortar el tomate a rodajas e ir poniendo encima de la masa. Poner también las aceitunas. Con mucho cuidado volver a pintar con el aceite i dejar reposar 10 minutos más.


Encender en horno a 220º. Hornear la focaccia por espacio de 20 minutos.

Tendréis un delicioso pan, que casa perfectamente con cenas de tortilla y embutido.