lunes, 10 de diciembre de 2012

PALITOS DE LECHE

Unas galletas que han hecho fortuna en el cole de mis hijos, los famosos Palitos de leche. Fáciles de hacer y muy buenas, y además, al quedar duritas son ideales para ponérselas para merendar sin que estén hechas migas al llegar las cinco de la tarde, después de todo un día de revolver por la mochila en busca de libros, deberes y lápices.
La receta la descubrí en el blog de Hilmar y parece ser que son unas galletas muy típicas en Singapur.


Ingredientes:
100 gr mantequilla sin sal
160 gr azúcar glas
1/2 cucharadita sal
120 gr leche
500 gr harina de repostería con levadura
40 g leche en polvo


4 bolsas de plástico

Opcional:
Chocolate con leche de cobertura 
Chocolate blanco de cobertura 
Grageas de chocolate
Fideos de chocolate


Cómo se hace?
Tamizar la harina con la leche en polvo y reservar.

En una cazuela a fuego bajo calentar la mantequilla junto con el azúcar glas y la sal. Cuando la mantequilla se derrita mezclar todo bien con una espátula de madera. Retirar del fuego y añadir la mitad de la leche y seguir mezclando con la cuchara. Cuando la mezcla aún esté tibia agregar una tercera parte de la harina que hemos reservado y mezclar con la cuchara. 



Después seguir agregando de forma alterna el resto de la leche y la harina, y acabar de amasar a mano hasta que tengamos una masa suave y uniforme.



Dividir la masa resultante en cuatro trozos y poner cada uno de ellos en una bolsa de plástico de las de bocadillo de unos 19x28 cm. y con un rodillo estirar la masa a 1 cm. de grosor.

Dejar las cuatro planchas en la nevera un mínimo de 2 horas.




Encender el horno a 160º calor arriba y abajo.

Sacar las planchas de la nevera, cortar los palitos de entre 1 y 1,5 cm de grosor y colocar en una bandeja de horno cubierta con un papel vegetal dejando un espacio entre ellas. Yo tengo un cortador de la casa Tescoma pero se puede hacer perfectamente con un cuchillo afilado y una regla.



Hornear unos 20 minutos, apagar el horno y dejarlas dentro unos 10 minutos más, hasta que estén bien doraditos.

Sacar del horno y dejar enfriar completamente encima de una rejilla.

Cuando estén completamente frías podemos comerlas tal cual o cubrirlas con una capa de chocolate.

Fundir el chocolate blanco al baño maría y bañar las galletas excepto la punta. Ir colocando en una bandeja cubierta con un papel vegetal. Cuando el chocolate haya endurecido fundir un poco de chocolate con o sin leche e introducirlo en una manga desechable con un pequeño orificio en la punta. Pasar la manga pastelera por encima de las barritas de tal manera que el chocolate vaya depositándose en forma de hilo encima de las galletas previamente bañadas con el chocolate blanco y hacer un dibujo de contraste.



O si preferimos podemos, simplemente bañar con chocolate y decorar con grageas de colores.