jueves, 27 de junio de 2013

STREUSEL DE LIMÓN O LEMON COFFE CAKE


Streusel es una palabra alemana que significa migas y el pastel se llama así porque por encima trae, literalmente, migas.

La única complicación que tiene este pastel es precisamente, preparar el streusel. Para ello sólo tenemos que usar una mantequilla de calidad que esté bien fría y no amasar. Se trabaja con los dedos, pellizcando la mantequilla para ir mezclando con el azúcar y la harina hasta que tenga consistencia arenosa.

Este es uno de lo pasteles más buenos, ricos y sabrosos que he hecho nunca. Casi, casi diría que si me tuviera que quedar con uno solo, me quedaría con este.



Ingredientes

Para el streusel

400 gr. de harina para todo uso
175 gr. de azúcar integral
1 cucharadita de sal 
175 gr. de mantequilla sin sal, fría


Para la masa: 


5 limones
460 gr. de harina para todo uso
8 gr. de levadura química
8 gr. de bicarbonato
10 gr. de sal gruesa
120 gr. de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente, y un poco más para untar el molde
230 gr. de azúcar granulada
La piel rallada de 4 o 5 limones
2 huevos grandes
1 cucharadita de extracto de vainilla pura
1 taza de crema agria
Para el glaseado (opcional)
230 gr de azúcar glass 
3-4 cucharadas de jugo de limón


Cómo se hace?

Preparar el streusel: 

Mezclar la harina con el azúcar y la sal. Cortar la mantequilla a dados y usarla bien fría. Añadirla a la mezcla de harina y con los dedos integrarla hasta formar las migas. Cubrir y refrigerar hasta el momento de usarla.


Preparar la masa: 


Cortar los 5 limones a rodajas finas como el papel, descartando las puntas. 

Poner 4 dedos de agua mineral en una olla mediana y cuando empiece a hervir, añadir las rodajas de limón. Dejar durante 1 minuto. Retirar del fuego, colar y repetir la operación. 

Poner las rodajas bien escurridas encima de una bandeja de horno forrada con una hoja de papel vegetal de cocina y procurando que no queden superpuestas y dejamos al aire para que se sequen mientras preparamos la masa del pastel.Precalentar el horno a 180º C. Engrasar un molde desmontable de 22/24 centímetros y forrar con papel vegetal.
Tamizar juntos la harina, la levadura, el bicarbonato y la sal. 

En un cuenco grande batir la mantequilla con el azúcar y la ralladura de limón con una batidora de varillas a velocidad media hasta que esté suave y esponjosa, alrededor de 2 minutos. Con la batidora en marcha, agregar los huevos de uno en uno y luego la vainilla. Reducir la velocidad y añadir la mezcla de harina en tres veces, alternando con la crema agria.

Colocar la mitad de la masa en el molde de forma pareja. Rellenar con la mitad de rodajas de limón. Llenar el molde con el resto de masa, cubrir con la otra mitad de rodajas de limón y por encima espolvorear el streusel que hemos reservado en la nevera.
Hornear hasta que el pastel esté dorado y un probador insertado en el centro, salga limpio, unos 55 minutos. 

Dejar enfriar 15 minutos. Abrir el molde y con mucho cuidado y la ayuda de dos espátulas pasar el pastel de la base del molde a una rejilla para que termine de enfriarse.
Si se quiere servir con glaseado, justo antes de servir, y con el pastel bien frío, mezclar el azúcar glass y el jugo de limón en un tazón mediano. Rociar sobre el pastel, dejando gotear el exceso por los lados. Dejamos 5 minutos para que solidifique y ya podemos cortar y servir.



Nota:
Es importante que las rodajas de limón sean muy delgadas, casi transparentes. Para ello utilizaremos una mandolina o en su defecto, un cuchillo bien afilado y con mano firme y un poco de destreza lo podremos conseguir.