miércoles, 19 de junio de 2013

HUEVOS EN UN NIDO VERANIEGO



A  mis hijos les encanta el Arroz a la Cubana. No tengo ni idea de porqué lo llamamos así. El plato consiste en arroz blanco hervido, con salsa de tomate y huevos fritos. Hay quien también le añade salchichas o plátanos fritos. 

El caso es que hoy quería hacer pero no tenía salsa de tomate hecha. Normalmente hago bastante cantidad y la congelo, pero sí que tenía unos preciosos tomates maduros que me han inspirado para hacer un arroz a la cubana diferente y que recuerdan una receta que publiqué hace unos meses Huevos en un nido

Espero que os guste!




Ingredientes:

2 tomates
2 huevos
1 cebolla
1 diente de ajo
Queso emental rallado
orégano, sal y aceite



Cómo se hace?

Limpiar bien los tomates. Cortarlos un dedo por debajo del ojo y vaciarlos, reservando la pulpa. Dejar del revés, encima de un papel de cocina.


Cortar la cebolla bien pequeña y pocharla en una sartén con un poco de aceite. Añadir el diente de ajo entero y pelado. Dejar un minuto para que aromatice y añadir la pulpa que hemos sacado al vaciar los tomates, cortada a trozos pequeños. Salar, espolvorear un poco de orégano, remover y tapar. Dejar cocer 10 minutos.


Coger un aro emplatador del diámetro de la boca del tomate.


Poner aceite en una sartén. Cuando esté caliente poner el aro y echar el huevo dentro de él. Así nos aseguramos que luego nos va a caber perfectamente dentro del tomate.


Cuando esté frito, procurando que la yema no haya cuajado, sacarlo con mucho cuidado con la ayuda de una espátula y unas pinzas y depositarlo en el interior del tomate. 


Cubrir con una capa de salsa de tomate y espolvorear con el queso. 

Poner en una bandeja de horno y gratinar un poco. 

Servir acompañado de arroz blanco.
  



Una cosa buena de este plato es que podemos dejar el arroz hervido y los huevos rellenos en una bandeja de horno, listos para gratinar en un monmento mientras ponemos la mesa. 

Ahora que hace buen tiempo y que es habitual llegar tarde a casa después de ir a la playa, o de salir a pasear vienen de fábula estos platos que puedes dejar casi listos y que se terminan en dos minutos. Así no renunciamos ni a salir, ni a comer bien!