domingo, 29 de mayo de 2016

PULPO A FEIRA

En Mayo ha hecho un año que terminé el Camino de Santiago. De Roncesvalles a Santiago de Compostela. 32 etapas para recorrer 790 Km y una de las expriencias más bonitas de mi vida. De este viaje me ha gustado todo, la gente que conocí, los paisajes, la lluvia, el sol, el cansancio y las duchas reparadoras, las cervecillas y los pinchos de tortilla, los menus de peregrino, el peso de la mochilla e incluso las ampollas que me salieron en los pies. Y de las últimas etapas, las que cruzan Galicia recuerdo las tapas de Pulpo a Feira que me zampé en varias ocasiones. Mención especial al de Casa Ezequiel, de Melide.

Y no necesité más excusa que esta para asaltar el blog de Ma. Àngeles y robarle su receta de pulpo.

Este es el resultado de mi robo. Espero que os guste!




Ingredientes:
1 pulpo de 2 kg congelado
sal gorda
Un buen aceite de oliva virgen extra
pimentón dulce y picante
4 patatas


Cómo se hace?

Dos días antes congelar el pulpo para que al hacerlo no quede duro. 

Descongelar el pulpo dentro de una olla grande que dejaremos en la nevera. 

Una vez descongelado, lavar un poco bajo el grifo para quitarle las impurezas. Sobretodo dentro de las ventosas.

Poner  una olla bien grande al fuego con agua (SIN SAL). Cuando empiece a hervir, meter el pulpo durante un minuto dentro del agua y sacar. Repetir tres veces dejando un minuto fuera del agua cada vez. Esto se hace para asustar al pulpo y sirve para que quede tieso y no se pele al cocer. 

Después de espantarlo dejar cocer unos 30-40 minutos, hasta que al pincharlo esté blandito. 

Retirar del fuego y dejar reposar en la olla 15 minutos, para que no se desprenda la piel. 

La mejor olla para hacer el pulpo es una de cobre pero si no una de acero inoxidable estará bien. Nunca usar aluminio y para manipularlo usar una cuchara de madera.

Poner el pulpo a una fuente y cocer las patatas lavadas con piel. Si queremos que tengan sabor a pulpo, se pueden cocer en la misma olla pero tomaran color rosado.



Una vez cocidas las patatas, ponerlas en un cuenco con agua fría y las pelamos fácilmente con las manos. 

Una vez peladas, cortar a rodajas o a cubos como en mi caso. Cuando haces una receta tan típica y tan conocida el margen para tunear es poco pero en la presentación se pueden lograr imagenes bien distintas de las que estamos habituados a ver el pulpo a la gallega.

Cortar el pulpo a rodajas con unas tijeras y colocar encima de las patatas. Aliñar con sal, pimentón dulce y picante al gusto y un buen chorro de aceite de oliva.

Para que se aguantaran las patas a los dados de patata les inserté un palillo.

Pero también hice un plato de madera presentado de la forma tradicional.




Con esta receta participo en el #Asaltablogs de Mayo