lunes, 18 de febrero de 2013

BUÑUELOS DE VIENTO Y LIONESAS

Ahora que estamos en Cuaresma, un dulce típico de estas fechas. Aquí en Cataluña es típico comerlos todos los miércoles y viernes desde el último día de Carnaval, Miércoles de Ceniza hasta Jueves Santo, que son los cuarenta días que dan nombre a la Cuaresma.



Ingredientes:
(para unos 60 buñuelos)

250ml de agua
80 gr de mantequilla
125 gr de harina
3 huevos de los más gordos (unos 75 g)
25 gr de azúcar (1 cucharada)
1 cucharadita rasa de sal

Cómo se hace?
Poner la mantequilla cortada a trozos, el azúcar y la sal en un cazo con el agua y llevar a ebullición.

Justo en el momento que empieza a hervir, vigilar que la mantequilla se haya deshecho, echar la harina, tamizada, toda de golpe y remover rápido con una cuchara de madera hasta que quede la pasta toda hecha una bola y que se desengancha del cazo (aprox. 90 segundos)

Dejar enfriar 30 min. Añadir un huevo y remover la pasta enérgicamente hasta que se haya absorbido bien. Hacer lo mismo con los otros dos huevos. Estaréis seguros de haber trabajado bien la pasta cuando después de haber añadido el tercer huevo, al coger un poco de pasta con la espátula de madera y inclinarla, hace forma de pico de pato. Es muy importante que los huevos sean de medida grande.

A esta pasta también se la conoce por pasta escaldada o pasta choux y es la que se utiliza para hacer lionesas.

Para hacer los buñuelos de cuaresma o de viento:
Con una cucharilla de postre ir cogiendo pequeñas porciones de pasta y freírlas con mucho aceite muy caliente. A media cocción se puede bajar el fuego un poco. Veréis que los buñuelos se van girando a solas dentro de la sartén. Por eso en algunos lugares a estos buñuelos se les llama “caragirats” (cara girada). 


Para hacer lionesas o palos:
Si queréis hacer lionesas poner la pasta en una manga pastelera e ir haciendo bolitas de la medida de una nuez pequeña encima de una bandeja que vaya al horno, untada levemente con un poco de mantequilla. Ponerlas muy separadas porque aumentan mucho de volumen. Pintarlas con huevo y hornearlas a 180º-190º durante unos 20 minutos. Apagar y dejarlas 5 min. dentro del horno con la puerta abierta. Enfriarlas encima de una rejilla.


Para rellenarlas cortarlas por la mitad con unas tijeras y llenarlas de lo que más os guste, crema, nata, trufa, queso quark con virutas de jamón y orégano, bechamel de atún, ...