domingo, 30 de noviembre de 2014

QUICHE DE CALABACÍN Y QUESO AZUL

Este mes en el Asaltablogs hemos entrado a robar recetas del blog Rebuscando en la despensa. Estuve buscando, buscando y no me decidía por nada. Todo era susceptible de ser birlado pero al final encontré dos recetas que me llamaron la atención. Las dos hechas con calabacín y como sólo podía hacer una me decanté por la quiche.

Las quiches me encantan, son rápidas de hacer, riquísimas, permiten casi todas las combinaciones y son estupendas para llevar en el táper y comer en la oficina.

Esta es mi propuesta. Espero que os guste!



Ingredientes:

Para la pasta brisee:
400 gr de harina
200 gr de mantequilla de calidad
2 huevos enteros
1 cucharadita de azúcar
1 cucharadita de sal

Para el relleno:
4 calabacines
250 gr de crema de leche 
3 huevos 
queso azul
aceite
Sal y pimienta 

Cómo se hace?

La pasta brisa
Poner la harina en forma de volcán y en medio poner el huevo entero la sal y el azúcar. Añadir la mantequilla a temperatura ambiente tirando a blanda. Mezclar con la mano tan sólo los ingredientes del centro del volcán. 

Cuando la mezcla sea homogénea empezar a trabajar cogiendo la harina a poquitos hasta que sea difícil de trabajar por los grumos que se hacen. 

Cuando los grumos son grandes se juntan entre sí presionando la pasta y estirándola a la vez, dos o tres veces, hasta que esté compacta y regular. 

Espolvorear con un poco de harina y dejar en la nevera un mínimo de 10 minutos.


Extender con un rodillo la masa sobre una superficie enharinada, hasta dejarla bien fina. Colocar sobre el molde y extender bien en esquinas y laterales.



Reservar en la nevera unos 30 minutos.

Cortar un trozo de papel de hornear, algo más grande que el molde. Colocarlo encima de la masa y rellenar con bolas cerámicas de hornear o legumbre seca.  Hornear unos 15 minutos a 180º. Retirar del horno y reservar.

Mientras lavar bien la piel del calabacín y cortarlo con una mandolina a tiras de 2 mm de grosor.



Untar una sarten con un poco de aceite y marcar las lonchas de calabacín unos segundos por cada cara.



Enroscar tres o cuatro tiras formando una flor. Repetir con todas las tiras. Con estas cantidades e salieron 10 mini quiches.



Poner la crema de leche, los huevos, el queso azul, sal y pimienta en un cazo mezclar bien con la batidora eléctrica. Reservar



Sacar las legumbres del fondo de las tartaletas y llenarlas hasta la mitad con la mezcla de crema de leche y huevos y después colocar la flor de calabacín en medio.



Hornear 18 minutos a 180º.



Esperar a que se enfríen un poquito y desmoldar.



Es o no un plato de lujo para llevar en el táper? Además tienen la ventaja de que se puede comer caliente, templado o frío :-)




Y aquí podéis ver el corte...



Si en vez de tartaletas individuales queréis hacerla en grande, podéis enrollar todas las tiras de calabacín para hacer una única flor tan grande como toda la tarta o presentarlo con florecitas esparcidas por toda la base como en esta foto, que es de otra quiche con setas y calabacines que hice hace tiempo.